diumenge, 30 de juny de 2013

unas notas sobre Bach y Haydn

some notes on Bach and  Haydn
de
Charles Bukowski












Adernach.  Alemania  1920
San Pedro . California 1994




es una maravilla poner la radio
a poco volumen
a las 4.30 de la madrugada
en un edificio de apartamentos
y oír a Haydn
mientras a través de la persiana
no se ve más que la noche cerrada
hermosa y tranquila
como una flor.
y con eso
algo que beber.
claro,
un pitillo,
la estufa encendida,
y Haydn sonando.
quizá solo 35 personas
en una ciudada de millones escuchan
igual que tu escuchas ahora,
mirando las paredes,
fumando en silencio,
sin oír nada,
sin ansiar nada.
existiendo como el mercurio
escuchas la música de un muerto
a las 4.30 de la madrugada,
sólo que no esta muerto de veras
mientras el humo del cigarillo asciende ensortijado,
no esta muerto de veras,
y todo es mágico,
esta delicia de sonido
en Los Ángeles.
aunque pronto una sirena asalta el aire,
algun lío, asesinato, robo, muerte...
pero Haydn continúa 
y tu escuchas,
una de las mejores madrugadas de tu vida
como algunas eras muy joven
con una estúpida fiambrera
y ojos de sueño
en el primer autobús hacia los apartaderos
para limpiar las ventanas y los costados de los trenes
con un cepillo y cera abrillantadora
pero conciente
en todo momento
de que pondrías toda la carne en el asador,
y ahora que ya la has puesto,
aún vivo,
pobre pero fuerte,
conoces a Haydn a las 4.30 de la madrugada
el único modomen que se le puede conocer,
con las persianas echadas
y la noche cerrada
el cigarrillo
y en las manos este boli
escribiendo en una libreta
( a estas horas mi máquina de escribir
aullaría como un oso vilado )
y
ahora
de algún modo
bien encaminado
tranquilo y al abrigo
por fin
mientras Haydn termina. 
y entonces una voz me dice
dónde encontrar huevos con beicon,
zumo de naranja, tostadas , café
esta misma mañana
por un precio adecuado
y me cae bien este tipo
por decírmelo
después de Haydn
siento deseos de vestirme
y salir en busca de la cámarera
comer huevos con beicon
y llevarme la taza de café a los labios
pero me distraigo :
la voz me dice que Bach
viene a continuación : Conciero de Brandemburgo numero 2,
en fa mayor.
así que voy a la cocina  a por
otra lata de cerveza.
ojalá esta noche nunca amanezca
como, al cabo, alguna no amanecerá,
aunque supòngo que hoy llegará mañana
con sus malos modales:
los coches embotellados en las autovías,
rostros asquerosos como escrementos flotando en el retrete,
vidas atrapadas, amor menos que hermosos,
y salgo
bien encaminado
con una lata de cerveza fría en la mano
mientras Bach comienza
y
esta buena noche 
sigue por todas partes.








it is quite something to turn your radio on
low
at 4:30  in the morning
in an apartment house
and hear Hydn
while through the blinds
you can see
only the black nigth
as beatiful and quiet
as a flower.
and with that
something to drink,
of course,
a cigarette,
and the heater going
maybe just 35 people
in a city of milions  listerning
as you are listening now,
looking at the walls,
smoking quietly,
not hating anything,
not wanting anything.
existing like mercury
you listen to dead man's music
at 4:30 in the morning,
only he is not really dead
as the smoke from your cigarrete curls up,
is no really dead
and all is magic,
this good sound
in Los Ageles.
but now a siren takes the air,
sone trouble, murder , robbery, death...
but Haydn goes on
and you listen,
one of the finest  mornings of your life
like some of those when you were very young
with stupid lunch pail
and sleepy eyes
riding the early bus to the railroad yards
to scrub the windows and sides of trains
with a brush and oakite
but knowing
all the while
you would take the longest gamble,
and now having taken it,
still  alive,
poor
but strong,
knowing Hydn at 4:30 a.m.,
the only way to know him,
the blinds down
and the black nigth
the cigarrette
and in my hands this pen
writting in a notebook
(my typewriter at this hour would
scream like a raped hear )
and
now
somehow
knowing the way
warmly and gently
finally
as Haydn ends.
and then a voice tells me
where I can get bacon and eggs,
orange juice, toast, coffee
this very morning
for apleasent  price
and I like this man
for telling me this
after Haydn
and I want to get dressed
and go out and find the waitress
and eat bacon and eggs
and lift the coffee cup to my mouth,
but I am distracted :
the voice tells me the Bach
will be nest : ??Brandemburg Concerto No.2
in F major??
so I go into the kitchen for a 
new can of  heer.
may this nigth never see morning
as finally one nigth will not,
but I I do suppose morning will come  this day
asking its way _
the cars jammed on freeways,
faces as horrible as unflushed excreta,
trapped lives less than beatifull love,
and I walk out
knowing the way
cold heer can in hand
as Bach begings
and this good nigth
is still everywhere.




blue heads and bones

cuentas de vidrio azules y huesos





del libro
' lo más importante es saber atravesar el fuego'

what matters most is how well
you walk through the fire.


traducción de

Eduardo Iriarte Goñi

La poesía
señor hidalgo

barcelona
2003