diumenge, 1 d’abril de 2012

Augurios y presagios


Esbozos y ensayos 
del libro La ciudad perdida 
de sergiocrespo


                                                                            (*)




Augurios y pre
sagios des
de tu ventana aislada
con grises y
espesos cortinajes
que separa
   ban
tu bata
humedecida
de tu madre y 
el rugir de la calle
tan y tan monótono
siempre  De aquella
calle 
de
mañanas y tardes
de 
dias corrientes
como asi 
lo decia la gente
corriente
perdiendo miserable
mente el tiempo
como nos decía                                           tambien
la gente                                                       no tan
corriente                                                     el tiempo?
cuando hablamos de    l                              tiempo                         
de que                                                        tiempo
estamos 
hablando ?           De aquel 
piano que nunca tocamos ?  
Y
tu tia y 
sus cruasanes recién 
salidos de la pastelería 
de abajo
que comíamos a
hurtadillas y escondi
dos los dos 
en la habitación 
contigua
donde yo
abría tus senos y
tus labios y
tu aliento me in
vadia y 
los besos como recuerdos 
punzantes y
así olvidar
nos de la calle

de mañanas y tardes
en que 
quisimos borrar
esquivos
todos nuestros
presagios y algún
que otro pre
juicio
que ya habíamos
intuido  cuando
bajábamos por
el ascensor de tu casa
del centralpark 
manhattan o  hudson                                ya 
                                                                  no me acuerdo
y saludábamos a
aquel portero                                            pobre hombre !
que creímos siempre
tan y tan chivato él 
como cualquier portero                           por cierto
y empezábamos a andar
encaminados al Centro
realizando nuestra cuadricula
particular                             buenosaires/villaroel/londres/casanovas/muntaner etcetec...
hasta la casa pastel 
aquella casa que nos a
parecía como
un crocanti y 
asi recomponíamos nosotros
mismos
la cuadrí
cula cuadriculada del cuadriculado de ildefonsocerdá y
aún que nos
des
pistara
mos más
de una vez y
pasáramos a menudo
por aquel bar polvoriento
lleno de rancios camareros y
viejos clientes
engañando o más bien
queriendo engañar
al destino y así 
estar solos    Y
resultó que nos encontramos
a todos
en referencia al todos
más particular
un todos de
nosotros
un todos
tuyo y mio
un todos que de
mostraba 
nuestro primer nosotros y
que duró tan poco
que nos sentimos huérfanos
tan pronto          Que duró
tan poco y  fue
tan intenso que 
siempre se dijo de nosotros
mucho más allá de nuestro
entorno que nos
aislamos tan pronto      Y
resultó que cuando
llagábamos al Centro
día si y
otro también y
nos sentábamos en la terraza
de aquel famoso bar 
de terraza y encuentro y
por cierto es
cogido por todos 
los otros
todos aquellos otros 
que hacían de nos
otros un vos
otros  Todos
los otros que esperaban de nos
otros que fuéramos en realidad nos
otros en el sentido de uno y
otros              En el sentido
único de nos
otros y 
así los bautizamos a todos
de uno en uno  y
con nuestros nosotros y
otros y
todos sus yos y
sus vos
otros.




Después
cuando vinieron
algunos que otros presagios
algunos que otros augurios que se abalanzaron
sin que ni yo ni tu
que eras y fuis
te nuestra gran intuitiva  Sin 
que ni tan siquiera tu
sospecharas todo aquello
que se nos vino                                             en
                                                                 cima
y nos
abdujo                      Todo 
aquel
flujo de magma        Todo
aquel in
flujo 
de  gente corriente que
inundó que pre
cipitó nuestras ánimas
más altivas 
hacia aquella corriente de gente tan re
                                                        cur 
                                                        ren
                                                          te
Toda
la realidad
inal can zable
ina bordable por
in
sopor
table                                               por Dios !


Toda la realidad es
peluznante que vimos
ralentizada delante de nuestros ojos y
que ni tu supiste in
tuir tu que fuis
te la gran in
tui
tuva de todos
los tiempos 
                                                                               nuestros
y como 
habían de
re
surgir
todos los 
infiernos       de nuestro 
infierno                      
                                  Y 
si 
también tuvimos
infiernos y
fuego y
miedos y
cobardías varias
de 
masiado leves
Tu y Yo
para sufrir
ausentes a
todo aquello a toda aquella 
riada de acontecimientos
en que nos dejamos in
fluir                                                     fluir como las rieras de otoño que lo 
                                                           de
                                                           sen
                                                           bocan todo 
                                                           boca a boca al mar sin con
                                                           tem
                                                           pla
                                                           ciones ni templanza
                                                       
que nos
abocó 
ir
re
me
diable
                                                            mente
los dos hacia los otros
sin dejar
nos ni un res
quicio de nos
otros y 
para nos
otros y 
ser así un todo un único nos
otros                                   
                              Todos
aquellos otros
tan lejos de
nos
otros                                 
                               Todos
aquellos otros tan dis
tantes y mucho más 
allá de todos nos
otros














Y al fin hubo el beso 
Diezmildías más tarde y cuatrocientas millas 
inglesas y terrestres más allá  Entre basuras y 
éces de palomas cojas Entre la cocaína y tu piel 
Entre la blanca mano y mi nuca nos recorrieron al fin 
pequeñas descargas cargadas de lejanos relámpagos 
que no vimos Fríos y abducidos ya los dos por ti 
Bajo la luz tenue de la farola oxidada y tras 
la absurda estatua que erguida en soledad 
nos vigilaba y atenazaba
nuestros labios








nos besamos En la plaza aquella que más 
que un diamante en bruto como su nombre
indicara era la plaza abierta en carne viva 
de yonquis errantes que aún supuesta mente vivos
por ahí deambulaban  Y de borrachos taciturnos 
que entregados al vino y al cartón nos rode
aban   Y ahí  si ahí mismo nos besamos Y 
fue nuestro penúltimo beso y 
nuestra última confesión 
Sin promesas ni
perdón.




para
sc.













sergiocrespo
barcelona 








(*) Bar el Velódromo de Barcelona

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada