dimarts, 9 de juny de 2015

La estela se estira,





                        blanca y llena de vida de día, luminosa de noche, como una larga cabellera de ensueño y de estrellas. El agua corre sobre la carena, y gruñe, canta o gime, según el viento, según el cielo , según que el ocaso sea rojo o gris. Es rojo desde hace varios días y el viento runrunea en el aparejo, sacude una driza, golpeándola a veces contra el palo, se desliza acariciadora sobre las velas y prosigue su camino hacia el Oeste, hacia las islas de Madera, en tanto que el Joshua, a favor de los alisios, baja hacia el Sur a razón de siete nudos.

                      Viento, mar, barco y velas , forman un todo compacto y difuso, sin principio ni fin, parte y todo del universo , mi universo , totalmente mío.   
                                                                                                                             (....


























Asi empieza ,
 La Longue Route de Bernard Moitissier 
( Hanoï 1925 -Hautes de Seine, 1994 ) ;  
llamado también       Le vagabond des Océans








' Cuando se han bordeando las grandes extensiones hasta las estrellas , más allá de las estrellas , se tiene una nueva visión de las cosas .
















Croquis del propio Moitissier  de su inseparable Joshua
 que el mismo diseñó y construyó .      









                                                     
                                                        
   ' El barco, el marino y el mar, 
forman un todo compacto
bajo el cielo'.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada